Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

23 mayo 2017

David Schacht: «Estamos en el momento en que la ciencia es más importante que nunca»

Cuatro investigadores españoles han recibido en los últimos años las ayudas que la organización National Geographic Society concede desde 1890 a los exploradores que han recorrido los confines del planeta. Todos ellos viajaron y trabajaron para conocer y entender mejor el mundo, en un esfuerzo que hoy es necesario para poder proteger un planeta en constante cambio. David Schacht, vicepresidente de iniciativas globales de National Geographic Society, acudió a Madrid este martes para presentar el programa de becas de exploración e investigación científica que concede la sociedad. Este economista, de sonrisa afable y voz tranquila, supervisa las oficinas internacionales de la sociedad en Asia, Europa, América Latina y África, y el desarrollo de estrategias para nuevas regiones. En una breve entrevista, habló de la visión que tiene la National Geographic Society sobre las ayudas que concede para promover la exploración de la naturaleza y la gente de la Tierra. -Da la sensación de que ya conocemos nuestro mundo. ¿Qué queda por explorar? No creo que el mundo esté explorado aún. Cada día tenemos nuevos descubrimientos geográficos o del mundo subterráneo. Hay 7.000 millones de personas en el mundo y solo hemos explorado una pequeña porción de los oceános. De hecho, apenas hemos cartografiado el 10 por ciento del fondo de los océanos. Así que sabemos más sobre la superficie de Marte que sobre el fondo de los océanos. -¿Estas becas que se destinan a conocer la Tierra también miran hacia el espacio? También destinamos becas a astrónomos, astrobiólogos y en general a la exploración espacial. Es más limitado, pero lo hemos hecho en alguna ocasión. -¿Cuáles son los proyectos que podrían recibir becas en España? Animaría a conservacionistas, ingenieros, educadores y a científicos españoles a solicitar las becas. Si tienen una buena idea capaz de cambiar las cosas, y de hacer una investigación que podría tener resultados tangibles, no deben tener miedo de intentarlo y pedir la ayuda. Nuestro proyecto está pensado para que las buenas ideas se puedan llevar a cabo. Por eso, realmente animo a los ciudadanos españoles a pedir estas ayudas. Es difícil saber cuáles podrían ser las más exitosas aquí. Generalmente, los proyectos realizados en España están relacionados con antropología, la biología, la arqueología, la zoología, el patrimonio cultural, etc. Es decir, con las ideas que pueden sacar a la luz la enorme diversidad cultural y natural del país. -En España la investigación científica sufre dificultades económicas. ¿Son estas becas una opción para mitigarlo? Uno de los objetivos de la National Geographic Society es permitirle a nuestros exploradores que hagan el trabajo que ellos quieren, sobre todo para hacer investigación de campo. No es raro que sea un reto encontrar financiación, ocurre en varios países, sobre todo cuando se trata de llevar a cabo proyectos de investigación centrados en el trabajo de campo. Además, hay una tendencia muy fuerte a que la ciencia se enfoque en asuntos en los que se sabe que se puede obtener resultados específicos. Por eso, los financiadores tratan, de maximizar los resultados y asegurarse de que los fondos contribuyan a la ciencia y a la tecnología, lo que es totalmente comprensible. Pero la National Geographic Society siempre se ha comportado como una especie de inversor de capital de riesgo. Por ello, ha apoyado proyectos arriesgados y a científicos que se dedicaban a la investigación básica, lo que ha permitido a exploradores con ideas revolucionarias hacer nuevos descubrimientos. -Han destacado que para la National Geographic Society es muy importante cuidar y potenciar la transmisión del conocimiento (el «storytelling», en inglés). ¿Estamos en un buen momento para la comunicación de la ciencia? Creo que estamos en un momento realmente importante. Estamos en el momento en que la ciencia es más importante que nunca, y por eso nuestra habilidad para comunicar la ciencia y el valor que tiene es totalmente crítico. Una de las cosas que haremos este año será expandir nuestras becas a periodistas, educadores y a ingenieros que realmente puedan mejorar nuestra capacidad de comunicar ciencia. Es muy importante lograr que las nuevas generaciones entiendan la ciencia y el valor que tiene para la sociedad. Creo que es un momento crítico. -Alguna gente no cree en los argumentos objetivos que demuestran que está ocurriendo un cambio climático. ¿La National Geographic Society debe tratar de combatir esas ideas? «El reto más importante ahora mismo no es hacer la ciencia del cambio climático, sino comunicar bien esa ciencia»Nosotros seguimos la ciencia y los hechos. Hemos invertido mucho dinero en investigar el cambio climático y en el impacto que tiene sobre multitud de especies, ecosistemas, etc. Yo diría, con rotundidad, que el reto más importante ahora mismo no es hacer la ciencia del cambio climático, sino comunicar bien esa ciencia. Por eso, definitivamente, hemos invertido mucho esfuerzo en personas que están encantadas de comunicar la importancia y la necesidad de prestarle atención a lo que está pasando en nuestro planeta. -La sociedad también ha contribuido a la exploración de la cultura y las migraciones humanas. ¿La actual crisis de refugiados hace más necesario esforzarse en esta tarea? Una de las áreas en que nos hemos centrado es el viaje humano. Hemos invertido mucho en la investigación que nos habla sobre nuestra especie: de dónde venimos, quiénes son nuestros ancestros, cuáles son nuestros orígenes. También nos hemos esforzado mucho en la antropología cultural, en la comprensión de otras culturas y en el estudio de su diversidad genética. También hemos invertido en proyectos de neurociencia, que estudian cómo interaccionan los humanos con la naturaleza, y cuáles son los beneficios qué nos reporta la naturaleza de forma directa: está demostrado que cambia nuestra fisiología. Todo para resolver la difícil cuestión de qué es lo que nos hace humanos. En relación con el problema de los refugiados, creo que los proyectos que específicamente quieren contar la historia de la condición humana, nos ayudan a acercarnos a los demás. Cuanto más entendemos a los otros, más empatía sentimos, más apreciación mostramos. El poder que tiene la National Geographic Society es darle la capacidad a algunas personas de tratar de luchar contra la crisis natural, pero también contra la humana. -¿Qué le motivó a trabajar con la National Geographic Society? ¿Quizás leía la revista cuando era joven? Sí, sí. (sonríe). Crecí con la revista en mi casa. Para mí era como una ventana al mundo, un lugar donde leer sobre otras culturas, lugares lejanos, una forma de entenderlo todo. Recuerdo perfectamente un gráfico que vi y que me dejó cautivado. «Viven su pasión y se ponen a sí mismos en riesgo para entender mejor el mundo»Me siento muy privilegiado por poder trabajar aquí, gracias a todos estos exploradores con los que podemos hablar. Ellos son las superestrellas, son individuos realmente atrevidos que tienen ideas que pueden transformar las cosas. Viven su pasión y se ponen a sí mismos en riesgo para entender mejor el mundo en que vivimos. Día a día, en la oficina, realmente nos sentimos conmovidos al interaccionar con ellos.

from Ciencia