Haz de tu vida la mejor RED SOCIAL! Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

05 junio 2017

Astrónomos aficionados descubren un nuevo mundo cerca del Sol

Una nueva herramienta online de ciencia ciudadana publicada a principios de este año para ayudar a los astrónomos a descubrir nuevos mundos en los confines de nuestro sistema solar, especialmente el famoso, misterioso e hipotético Planeta 9, ha dado un fruto inesperado. Los científicos han confirmado la existencia de una enana marrón a poco más de 100 años luz de distancia del Sol. El objeto fue detectado solo seis días después de la puesta en marcha de la web por cuatro usuarios diferentes que alertaron al equipo científico. Ahora, su existencia ha sido confirmada con la ayuda de un telescopio infrarrojo. Los detalles aparecen en la revista The Astrophysical Journal Letters . «Me sentí tan orgulloso de nuestros voluntarios cuando vi los datos sobre este nuevo y frío mundo», afirma Jackie Faherty, científica del Departamento de Astrofísica del Museo de Historia Natural. El proyecto Backyard Worlds permite a cualquier persona con un ordenador y una conexión a internet navegar a través de imágenes tomadas por la nave espacial WISE de la NASA (Wide Field Infrared Survey Explorer). Si un objeto está lo suficientemente cerca de la Tierra, parecerá que «salta» cuando se comparan varias imágenes del mismo punto del cielo tomadas con unos pocos años de diferencia. El objetivo de los más de 37.000 voluntarios del programa es señalar los objetos en movimiento que ven en estos flipbooks o libros animados digitales para que luego sean investigados. Hasta el momento, los voluntarios han clasificado más de 4 millones de flipbooks. Días después de que la página web debutara el 15 de febrero, Bob Fletcher, un profesor de ciencias en Tasmania, identificó un objeto muy débil en movimiento a través de las imágenes de WISE. Pronto fue también señalado por otros tres ciudadanos científicos de Rusia, Serbia y Estados Unidos. Después de algunas pesquisas iniciales por el equipo de investigación, que originalmente llamó al objeto «la enana de Bob», Faherty pudo utilizar el Telescopio Infrarrojo de la NASA en Hawái, donde se confirmó que se trataba de una enana marrón previamente desconocida unos pocos cientos de grados más caliente que Júpiter. Los autores afirman que los estudios del cielo habían perdido este objeto, porque es demasiado débil. Los cuatro voluntarios son coautores en el artículo científico que anuncia el descubrimiento. Las enanas marrones, a veces llamadas «estrellas fallidas» se extienden por toda la Vía Láctea. Carecen de masa suficiente como para sostener la fusión nuclear, pero son lo suficientemente calientes como para brillar en el rango infrarrojo del espectro de luz. «Las enanas marrones son sorprendentemente similares a Júpiter por lo que estudiamos sus atmósferas con el fin de ver cómo podría ser el tiempo en otros mundos», dijo Jonathan Gagné, un miembro del equipo de la Institución Carnegie para la Ciencia. Aunque el equipo de investigación espera encontrar el tan buscado Planeta 9 o Planeta X supuestamente escondido en nuestro propio sistema solar, estas enanas marrones son también interesantes descubrimientos. «Es posible que exista un mundo frío más cerca de lo que creemos que está la estrella más cercana al Sol», señala Faherty. «Dándoles el tiempo suficiente, creo que nuestros voluntarios van a ayudar a completar el mapa de nuestra vecindad solar».

from Ciencia