Haz de tu vida la mejor RED SOCIAL! Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares

Marie Nöelle: «Marie Curie encontró su libertad en la ciencia, que era también la pasión de su vida»

Maria Sklodowska nació en Varsovia el 7 de noviembre de 1867, pero a su muerte, el 4 de julio de 1934, el mundo la conocía como Marie Curie. Esta licenciada en matemáticas y física consiguió el doctorado en el año 1903, dos años antes de que Einstein publicara su Teoría de la Relatividad Especial, y ya en 1906 se convirtió en la primera mujer catedrática de la Sorbona. Pero si por algo es famosa Curie, es por su pionero trabajo en la radiactividad, junto a su marido, Pierre Curie. Imagen de Marie Curie- NOBELPRIZE.ORG Ambos descubrieron y aislaron dos nuevos elementos radiactivos, el polonio, nombrado en honor al país natal de ella, y el radio. Marie Curie estudió las propiedades de estos elementos y documentó las propiedades de la radiactividad, e incluso consiguió usar el radio para tratar tumores. Sus trabajos la hicieron valedora de un enorme prestigio y la convirtieron en la única mujer en haber recibido dos premios Nobel: uno de Física, en 1903 (junto a Pierre Curie y Henry Becquerel) y uno de Química, entregado en 1911. Marie Nöelle, productora, guionista y directora francesa, ha estudiado los diarios personales de Marie Curie para tratar de reflejar el lado humano de la incomparable científica. En la película «Marie Curie», que se ha estrenado este viernes 2 de junio, Nöelle ha representado una mujer que se aferra al trabajo cuando pierde a su marido en un accidente de tráfico. Pero el mundo científico está dominado por hombres y convenciones sociales, así que Curie se ve obligada a luchar más que los demás para demostrar su valía. Escena de «Marie Curie», estrenada este viernes 2 de junio- BETTAPICTURES La cineasta, que codirigió las películas «Luis II» y «La mujer del anarquista» junto a su difunto marido, Peter Sehr, reconoce que en su infancia el ejemplo de Marie Curie la inspiró profundamente. La pasión y la dedicación de Curie la aproximaron a la ciencia e influyeron en su decisión de estudiar matemáticas. El idealismo y el romanticismo de Marie Curie, también se vislumbra en las palabras de la cineasta, aficionada a la pintura y la escritura. -¿Cómo es la Marie Curie que ha querido reflejar? Creo que la Marie Curie científica ya es bastante conocida. Se sabe que recibió dos premios Nobel y que participó en el descubrimiento de la radiactividad. Normalmente nos interesamos por el genio pero no por el ser humano. Por eso en esta ocasión he intentado centrarme su parte más desconocida e íntima, su forma de vivir. Quería mostrar que era un humano, igual que usted o yo, aunque obviamente era más genial que yo (ríe). Escena de «Marie Curie», estrenada este viernes 2 de junio- BETTAPICTURES La conozco desde hace mucho tiempo. Cuando era niña leí una biografia de Marie Curie y quedé muy impactada. Me parecía que su plan de vida era estupendo y que yo tenía que seguirlo y acabar trabajando para la ciencia. Me interesaba su vida, repleta de cosas buenas y cosas no tan buenas. «Hay muchas menos mujeres que se dedican a la ciencia, aunque no tengamos menos talento»De hecho, también he querido que la película sea una fuente de inspiración para las mujeres jóvenes de hoy. Creo que no vivimos unos días tan distintos a los que le tocaron vivir a ella. Todavía hoy hay machismo en la ciencia, y hay muchas menos mujeres que se dedican a ello, aunque no tengamos menos talento que los hombres. -¿Qué es lo que tanto le inspiró de Marie Curie? Ella trabajaba en la pasión de su vida. Además, lo que hacía era útil para la sociedad, y tuvo un impacto real en la vida de las personas. Los Curies (Marie y Pierre) eran humanistas e idealistas. Trabajaban para cambiar las cosas. Marie Curie encontró su libertad en la ciencia. Que era también la pasión y el amor de su vida. -Quizás Curie le inspiró tanto como para estudiar matemáticas. Pero, ¿cómo pasó de ahí a hacer películas? «Para mí un científico no está lejos del artista. Debe ser una persona con mucha capacidad de fantasía»Mi alma estaba dividida. Empezé a pintar y a tocar música cuando era muy joven. Más tarde encontré a mi marido, que era físico y que, como yo, tenía dos lados en su alma. Para mí un científico no está lejos del artista. Debe ser una persona con mucha capacidad de fantasía, y debe creer en algo en lo que nadie más cree. No pensaba que fuera a lograrlo, pero quería escribir y hacer películas, así que lo intenté... -Hasta cierto punto su vida refleja la de Curie... Vivimos en dos épocas muy distintas y yo no soy un genio, pero es verdad que la historia de Marie Curie ha tenido mucha importancia en mi vida. Me inspiró muchísimo cuando con diez años leí su biografía. Para mí, no ha habido alguien igual, tan romántico ni tan fuerte. -¿En qué fuentes se basó para construir su versión de Marie Curie? Yo había leído mucho sobre Marie Curie, y pensaba que ya sabía todo sobre ella. Pero nunca había leído lo que ella escribía, hasta ahora. Accedí a sus diarios y sus cartas. Escribía mucho a su familia y a sus hijas, y ahí se puede ver qué tipo de ser humano era: una persona muy atenta y muy cariñosa. Escena de «Marie Curie», estrenada este viernes 2 de junio- BETTAPICTURES Para usarlos tuve que pedir permiso a la Biblioteca Nacional de Francia y firmar un consentimiento en el que afirmaba ser consciente de los peligros de la radiactividad de los diarios, porque estos habían sido almacenados en su oficina. -¿Qué más aprendió sobre ella, al leer sus cartas y ver su letra? «Era una persona libre y visionaria que no se dejaba impresionar por las convenciones»Era alguien que tenía un gran sentido del humor. Pensaba mucho en sus hijas. Era una persona libre y visionaria que no se dejaba impresionar por las convenciones y que vivía de acuerdo a sus propias convicciones. Por ejemplo, ella misma se encargó de la educación de sus hijas, en las que aprendieron arte, música e hicieron deporte. En cuanto a su letra, me sorprendió que su caligrafía tenía un estilo muy elegante y que apenas cometía errores, a pesar de sus orígenes polacos. -¿Era una mujer adelantada a su tiempo? Fue muy adelantada en varios aspectos. Tuvo la suerte de encontrar en su pareja esta misma forma de ver las cosas y poder compartirlas. -¿Qué precio tuvo que pagar por ello? La soledad, al final de su vida. Aunque ganó dos premios Nobel, no siempre recibió apoyo. Cuando se supo que estaba enamorada de Paul Langevin, fue un escándalo increíble. La acusaron de ser polaca y judía y trataron de desacreditarla. «Durante la Primera Guerra Mundial fue al frente para usar un aparato de rayos X y salvar a soldados»Durante la Primera Guerra Mundial, tuvo la idea de enviar un aparato de rayos X para salvar vidas de los soldados y evitar amputaciones, y fue al frente ella misma para usarlos. Los militares no querían que fuera, y después el gobierno francés jamás le reconoció su trabajo. Solo la premiaron hace dos o tres años, lo cual me parece una vergüenza. No siempre recibió apoyo económico. A ella no le importaban los premios que recibía, si no es porque le permitían comprar material para su laboratorio y contratar nuevos ayudantes. Al final consiguió seguir adelante con su trabajo porque un periodista le preparó una gala benéfica en Estados Unidos. -¿Era Marie Curie una feminista? «Fue una mujer que tuvo que luchar para ser oída»Si tenemos en cuenta cómo se comportó, lo era de una forma muy orgánica. Marie no se veía a sí misma como feminista pero sí que lo era de una forma muy natural, porque fue una mujer que tuvo que luchar para ser oída. Así deberíamos ser hoy, aunque muchas no seamos tan valientes. -¿Cómo eligió a su protagonista? Quería huir del cliché y de la superficie que se ve en las fotos de Marie Curie. Solía salir triste en las fotos, acompañada de una pipeta, pero creo que no es porque estuviera triste, sino porque en esos tiempos había que quedarse mucho rato quieto en las fotos y ella era muy impaciente. Era una mujer muy guapa, muy femenina y con muy buen gusto. Así que quería encontrar una actriz que lo reflejara. Y que además mostrara en su mirada esa mezcla tan característica de Curie: la de la determinación por su trabajo y la ternura por su familia. Karolina Gruszka tiene ambas cosas, se ve en sus ojos. Es una Marie Curie. Hemos hecho muchos ensayos y pruebas para trabajar en sus gestos y en su forma de andar, aunque solo hay un par de películas en movimiento de ella. Escena de «Marie Curie», estrenada este viernes 2 de junio- BETTAPICTURES Además quería que la actriz fuera polaca para que su acento en francés fuera auténtico. Al final de su vida atendió una entrevista en la radio y seguía manteniendo un fuerte acento. -¿Hay alguna otra científica cuya historia le parezca tan interesante? De niña no separaba entre mujeres y hombres, y era fan de Albert Einstein. Pinté un retrato muy grande de él, al óleo, cuando era joven. Mis compañeros de carrera han seguido en la ciencia y casi todos se dedican a la investigación, así que creo conozco esa profesión bastante bien. La gente piensa que la ciencia es aburrida, pero no lo es en absoluto. Es totalmente necesaria para descubrir los secretos de la vida. Y está muy relacionada con la pasión. Por eso he intentado que las imágenes de la película sean diferentes y quizás un poco románticas.

from Ciencia