Haz de tu vida la mejor RED SOCIAL! Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

29 mayo 2017

Una cámara lunar graba su propio intento de «asesinato»

El 13 de octubre de 2014, algo muy extraño le ocurrió a la cámara a bordo del Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), una sonda de la NASA que orbita la Luna desde hace casi una década. El instrumento, que normalmente produce imágenes muy claras de la superficie lunar, envió una fotografía movida y temblorosa. ¿Qué había ocurrido? Parecía que algo había golpeado la sonda durante un momento, provocando ese patrón repentino e irregular. Ahora, los científicos han resuelto el misterio y han determinado que la cámara recibió el impacto directo de un meteoro de la mitad del tamaño de una cabeza de alfiler que volaba más rápido que una bala. Aunque parezca increíble, la cámara sobrevivió al intento de «asesinato» espacial. LROC es un sistema de tres cámaras montadas en la nave LRO. Dos de ellas llamadas NAC (Narrow Angle Cameras) captan imágenes en blanco y negro de alta resolución. La tercera, un gran angular, tiene una resolución moderada y utiliza filtros para proporcionar información sobre las propiedades y el color de la superficie lunar. Las NAC funcionan mediante la construcción de una imagen por línea cada vez. Cuando la primera línea es capturada, entonces la órbita de la nave espacial mueve la cámara respecto a la superficie, y luego captura la siguiente línea, y así sucesivamente, hasta que miles de líneas se compilan en una imagen completa. De acuerdo con Mark Robinson, profesor e investigador principal del LROC en la Universidad Estatal de Arizona (ASU), la misteriosa imagen temblorosa es el resultado de una repentina y extrema oscilación de la cámara. Los investigadores llegaron a la conclusión de que debía haberse producido un breve movimiento violento de la cámara NAC izquierda. Los científicos consideran imposible que la imagen movida fuera causada por una nave espacial que, por ejemplo, moviera sus paneles solares o su antena, provocando una fluctuación. «La única explicación lógica es que la NAC fuera golpeada por un meteorito», asegura Robinson. Más rápido que una bala Pero, ¿cómo era esa roca? La cámara está fabricada para soportar las fuertes vibraciones causadas por el lanzamiento de la nave espacial, prueba que pasó con creces, lo que demuestra su estabilidad. Por ese motivo, el equipo realizó simulaciones para ver si podían reproducir las distorsiones observadas en la imagen y determinar el tamaño del meteorito que golpeó la cámara. De esta forma, estimaron que la roca que protagonizó el impacto habría sido aproximadamente de la mitad del tamaño de una cabeza de alfiler (0,8 mm), suponiendo una velocidad de alrededor de 7 kilómetros por segundo y una densidad de un meteorito de condrita ordinaria (2,7 gramos / cm3). «El meteoro viajaba mucho más rápido que una bala», dice Robinson. «En este caso, LROC no esquivó la bala, ¡sino que sobrevivió a ella!». El científico también considera «muy raro» (estadísticamente poco probable) que la cámara pudiera capturar los efectos de un evento como este, ya que solo graba el 10% del día y con luz diurna. «Dado que el impacto no presentó problemas técnicos para la 'salud' y la seguridad del instrumento, ahora el equipo anuncia este evento como un fascinante ejemplo de cómo se pueden utilizar los datos de ingeniería, de manera que no se había previsto anteriormente, para entender lo que está pasando en una nave espacial a 380.000 kilómetros de la Tierra», explica John Keller, científico del proyecto LRO del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. Lanzada el 18 de junio de 2008, la LRO ha recogido un tesoro de datos con sus siete potentes instrumentos, haciendo una valiosa contribución a nuestro conocimiento sobre la Luna. «Un impacto de meteoritos en la cámara de la nave nos recuerda que LRO está constantemente expuesta a los peligros del espacio», advierte Noah Petro, científico adjunto del proyecto en Goddard. «Y a medida que continuamos explorando la Luna, también nos recuerda lo valiosos que son los datos que nos envía». Por fortuna, la nave ha sobrevivido para seguir explorando nuestro satélite natural.

from Ciencia