Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

14 junio 2017

Cámaras hiperbáricas para rescatar a las tortugas que sufren el «mal de los buzos»

La tortuga boba del Mediterráneo, especie en estado vulnerable de conservación, ha mejorado su supervivencia en los últimos años por la introducción de tecnologías como cámaras hiperbáricas, que las previene del mal de los buzos, y de satélites, que rastrean sus rutas migratorias y alimenticias. En un acto celebrado ayer en El Prat de Llobregat se presentó un proyecto pionero con el fin de mejorar la conservación de las tortugas marinas y conocer su mortalidad, causada principalmente, por este orden, por la pesca accidental, la contaminación y la pérdida progresiva de su hábitat. Para acometer el proyecto, que cuenta con cuatro líneas de actuación (innovación tecnológica, seguimiento vía satélite, reproducción asistida y concienciación del sector pesquero) se ha contado con la entidad de Conservación y Recuperación de Animales Marinos (Cram) y la Fundación Banco Santander. Las tortugas tienen problemas cuando suben a la superficie de forma brusca y descontroladaLa innovación tecnológica es una de las estrellas de este estudio plasmada en el diseño de una cámara hiperbárica específica para tortugas marinas, que las trata del síndrome de descomprensión. Dicho síndrome es similar a la embolia gaseosa o al llamado mal de los buzos, que sufren los humanos cuando ascienden a la superficie de forma brusca y descontrolada, ha asegurado Teresa Lorenzo, veterinaria del proyecto. Estos quelonios -ha detallado Lorenzo- son capaces de subir a la superficie rápido, sin consecuencias, pero el estrés y la agitación que sufren cuando quedan atrapadas en las redes de pesca altera los mecanismos fisiológicos que poseen estos animales buceadores para prevenir esta enfermedad. Al introducir la tortuga en la cámara, y durante un periodo de unas 12 horas, se disuelve el nitrógeno presente en las arterias de la tortuga evitando en pocas horas la muerte casi segura del animal afectado. Dicha tecnología, la segunda en España y única en Cataluña, permitirá, por un lado, recuperar ejemplares de tortuga marina que antes hubieran muerto, y por otro, ponerla a disposición de otros centros de recuperación de toda España. Respecto al seguimiento vía satélite de la tortuga boba (Caretta caretta), este se utiliza para el estudio de los patrones de distribución y alimenticios de los quelonios además de proporcionar datos sobre la temperaturas del agua y de las corrientes marinas de la zona. En concreto se han marcado 5 tortugas, dos adultas, un subadulto y dos juveniles, que han arrojado mas de 3.390 posiciones registradas en el mapa y más de 2.130 millas náuticas de seguimiento. Durante el acto el director de Políticas Ambientales de la Generalitat de Cataluña, Ferrán Miralles, explicó que desde el pasado enero se han encontrado muertas 58 tortugas en el litoral catalán, con el pico más alto en el pasado mes de abril, con un total de 27 cadáveres recuperados. Por ahora, y teniendo en cuenta el número de ejemplares encontrados muertos hasta mayo, se puede prever -ha pronosticado Miralles- que 2017 se convertirá en el «tercer peor año de muertes de tortugas» por detrás de 2012 y 2016, con 87 y 85 tortugas muertas respectivamente. Miralles detalló que la zona donde más mueren las tortugas es el delta del Ebro, por ser la única zona en todo el litoral español en la que está permitida la pesca de arrastre a menos de 50 metros de profundidad. Desde el pasado enero hasta mayo se han encontrado muertas 58 tortugas en el litoral En este punto, el proyecto destaca la concienciación y sensibilización por parte de los pescadores de la zona, protagonistas clave en esta iniciativa, por ser los encargados de llevar al centro de protección las tortugas enredadas en sus aparejos para su posterior tratamiento.

from Natural http://ift.tt/2rv309q
via IFTTT