Haz de tu vida la mejor RED SOCIAL! Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

15 junio 2017

Hawái, Nueva Zelanda e Indonesia son los lugares con más plantas y animales exóticos establecidos

Un equipo internacional de investigadores, dirigido por la Universidad de Durham, en Reino Unido, ha proporcionado el primer análisis global de especies foráneas establecidas. Los investigadores dicen que sus hallazgos -detallados en un artículo que se publica en Nature Ecology and Evolution- demuestran que es necesario poner en práctica medidas más efectivas para evitar introducir plantas y animales extranjeros invasivos en ecosistemas vulnerables. Los científicos estudiaron los datos existentes en ocho grupos, incluyendo anfibios, hormigas, aves, peces de agua dulce, mamíferos, reptiles, arañas y plantas vasculares en 186 islas y 423 regiones continentales. Se encontraron puntos calientes de especies foráneas establecidas principalmente en islas y regiones costeras del continente, según concluye la investigación. Las tres zonas con mayor número de especies exóticas establecidas fueron las Islas Hawaianas, la Isla Norte de Nueva Zelanda y las Islas Menores de Sunda (Indonesia). Las islas hawaianas tienen un gran número de especies extranjeras en cada uno de los ocho grupos estudiados, que incluyen «guppies» (Poecilia reticulata) entre los peces (ahora globalmente extendidos) y cerdos de la raza «razorback» (Sus scrofa) entre los mamíferos. Nueva Zelanda sigue no muy de lejos a Hawái, con alrededor de la mitad de su vida vegetal formada por plantas foráneas establecidas. Los mamíferos depredadores como ratas, gatos y zarigüeyas, han sido un verdadero problema para las especies nativas de aves que evolucionaron sin usarse para predadores terrestres. La riqueza de una región, la densidad de la población humana y el clima afectan al número de especies extranjeras establecidasAunque no está en las tres regiones principales, Reino Unido, e Inglaterra en particular, todavía tiene más plantas y animales extranjeros establecidos que muchas otras regiones globales, según el estudio. Estas especies incluyen loros (el periquito de las alas de la India, que se encuentra por todo Londres), muchas especies de plantas, como el bálsamo del Himalaya (común a lo largo de ríos y arroyos), mamíferos como la ardilla gris (que ha superado a la ardilla roja nativa) y la araña viuda (introducida accidentalmente en cargas de fruta). Florida, en Estados Unidos, es el punto caliente principal entre las regiones continentales costeras, con la pitón birmana, un ejemplo bien conocido de una especie invasora entre reptiles, además de albergar un gran número de especies de hormigas no autóctonas menos conocidas. La riqueza de una región, la densidad de la población humana y, en menor medida, el clima afectan al número de especies extranjeras establecidas, aunque estos factores varían de una región a otra, según el estudio. Los puertos son puntos de entrada El autor principal Wayne Dawson, del Departamento de Biociencias de la Universidad de Durham, apunta que la investigación muestra que «las islas y las regiones costeras del continente contienen un mayor número de plantas y animales foráneos establecidos y esto puede deberse a que estas áreas tienen puntos de entrada como puertos». «En general, las regiones que son más ricas, y donde las poblaciones humanas son más densas, también tienen más especies exóticas, pero estos efectos son más fuertes en las islas», agrega. «Se necesita más trabajo para entender si estos efectos surgen debido a que se introducen más especies en regiones que son puntos calientes o porque las perturbaciones humanas en estas regiones hacen que sea más fácil para los recién llegados encontrar espacios vacíos y oportunidades para prosperar», subraya. «Se introducirán más especies a medida que el mundo se conecte cada vez más»Los esfuerzos globales dirigidos a prevenir la posterior introducción de plantas y animales foráneos podrían centrarse en las islas y las regiones costeras continentales, según los investigadores. «Aunque se han movido especies alrededor del globo a través de la historia, se introducirán más y más especies a medida que el mundo se conecta cada vez más, y la población humana continúa creciendo», augura Dawson. «Muchas de estas especies entrantes son útiles y no se establecerán y se extenderán en sus nuevos hogares, pero algunas lo harán, con diferentes niveles de impacto en las especies y ecosistemas residentes. El desafío para nosotros es entender cuáles son las consecuencias de mezclar las especies del mundo de esta manera, decidir cómo lidiar con este cambio y qué medidas podemos poner en marcha para tratar de prevenir nuevas introducciones a las regiones más vulnerables», plantea. «Esto incluye reforzar medidas de bioseguridad en los principales puntos de entrada para detectar especies de polizones, como ya se ha hecho en un grado impresionante en Nueva Zelanda. También debe incluir una cuidadosa investigación de las especies propuestas para la introducción en una zona, como lo hacen organizaciones como la Organización Europea y Mediterránea de Protección Fitosanitaria (OEPP, por sus siglas en inglés), para filtrar aquellas especies que son arriesgadas en términos de su potencial para establecerse y tener impactos negativos», sugiere.

from Natural http://ift.tt/2svGmmn
via IFTTT