Haz de tu vida la mejor RED SOCIAL! Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

12 junio 2017

Jacob Petrus: «Aquí la Tierra es una burbuja de aire limpio antes del telediario»

Jacob Petrus es uno de los «hombres del tiempo» más conocidos en España. Recaló en Madrid desde su Manresa natal hace 17 años para ocuparse de la información meteorológica en la Cadena Ser. Y desde entonces, este licenciado en Geografía por la Universidad de Barcelona especializado en Climatología no ha parado de encadenar proyectos en radio y televisión. En la actualidad presenta y dirige «Aquí la Tierra», de TVE, que le está permitiendo ampliar su catálogo de aficiones, como la pasión por la naturaleza y el reino animal, dado que «la meteorología es un hobby, no un trabajo». Aunque la televisión le ha puesto en primera línea de popularidad reconoce que nunca ha tenido experiencias negativas cuando alguien le ha reconocido por la calle: «Al contrario, siento su cariño. Y también noto mucho interés por su parte por conocer qué está ocurriendo con el clima en sus lugares de residencia: me preguntan, por ejemplo, por qué sopla tanto el viento en la costa o por los efectos que el calentamiento global del planeta puede tener en nuestro país». «A veces cuesta hacerle entender a la gente que la meteorología no es una ciencia infusa»Sus compañeros de TVE sí que le abordan por los pasillos para pedirle predicciones muy precisas sobre el tiempo que se encontrarán durante su asueto. «A veces cuesta hacerle entender a la gente que la meteorología no es una ciencia infusa», bromea el experto, que, por supuesto, les recomienda con una sonrisa las mejores páginas para conseguir respuestas certeras a sus consultas. Para Petrus no existe el «mal tiempo». El pasado mes de abril fue el encargado de recoger el «Premio Imagen» otorgado por la Sociedad Geográfica Española. La institución distinguía a «Aquí la Tierra» por su labor cotidiana de divulgación. De lunes a viernes (20.30 horas) su «entusiasta equipo de expertos y periodistas delante y detrás de las cámaras demuestran a un amplio público que el clima y la geografía están mucho más cerca de nuestras vidas de lo que pensamos», según el acta del jurado de estos galardones, que entregó la Reina Doña Sofía en una ceremonia celebrada en Madrid. Amar la naturaleza Cinco reportajes sobre distintos temas llenan la media hora que dura el programa. Pero más allá de los asuntos que traten, lo que le gusta a Petrus de sus reporteros es que consiguen «sacar petróleo» de cualquier situación. «Son muy profesionales y muy cercanos, y eso lo perciben los protagonistas de las historias que contamos, que se entregan por completo. Yo creo que el público desde casa se queda también más con los personajes que con las materias que les tratamos de acercar ese día». Petrus también destaca la labor de sus muchos colaboradores. Entre los más conocidos, sobresale el naturalista Luis Miguel Domínguez: «Junto a él no solo aprendemos cosas de naturaleza; aprendemos a amarla, que es lo más importante». Y entre los anónimos, felicita a los espectadores del programa: «Nos facilitan el trabajo y participan a través de las redes sociales dándonos datos, proponiéndonos temas e incluso mandándonos imágenes». El formato que desarrollan es apto para todos los públicos: «No solo hemos conseguido rejuvenecer la franja horaria en la que emitimos, sino que hemos logrado que distintas generaciones de una misma familia se relacionen y nos vean juntos mientras cenan; unos y otros, el abuelo y los niños, se cuentan lo que saben fruto de la experiencia y lo que han aprendido en el colegio a propósito de nuestros reportajes». «En las otras cadenas hay concursos, tertulias, series. Cada uno es libre de ver lo que quiera; pero nuestra intención desde el primer día de emisión ha sido y sigue siendo dar buen rollo. Somos como una burbuja de aire limpio antes de las noticias del Telediario». Ya han cumplido tres años en antena. «Cuando vas a un sitio limpio, lo quieres dejar igual que lo encontraste»La Casa de Campo es uno de los lugares favoritos del presentador. Cuando llegó a Madrid y se instaló en pleno centro, este pulmón verde de la capital constituía «una oportunidad excepcional de poder disfrutar de la naturaleza». «Cogía la bicicleta y me iba a descubrir cada rincón de esta masa forestal tan rica, que, por suerte, se dejó descubrir por mí. Te puedes topar con grandes grupos de conejos en un recodo de tu trayecto, pero también puedes cruzar riachuelos gracias a sus puentes o ver cómo los ingenieros realizan sus prácticas en las zonas de huertas». «Una de las cosas más maravillosas de la Casa de Campo es que, pese al estrés al que sometemos a esta zona verde los ciudadanos y turistas de Madrid, su conservación es muy buena. Lo que te lleva a pensar que hacer las cosas como es debido, por ejemplo, no arrojar basura al medio, sirve también de estímulo a otros. Cuando vas a un sitio limpio, lo quieres dejar igual que lo encontraste». Espíritu aventurero Montar en bicicleta, reconoce, trasciende lo puramente deportivo. «La bicicleta es una herramienta que saca a relucir el espíritu aventurero y soñador de cuando éramos pequeños». Ya no dispone de tanto tiempo como antes para salir con la bici porque es padre de dos niños de cuatro años y cuatro meses. «Cuando sean más mayores les llevaré conmigo para que se queden embobados con los animales que alberga la Casa de Campo, como buitres y cigüeñas, y adquieran la sensibilidad ambiental que necesitamos todos los urbanitas». «Not0 mucho interés del público por conocer qué está pasando con el clima»Ahora que los termómetros van registrando un aumento de las temperaturas, acercarse al Lago de la Casa de Campo es una alternativa estupenda para refrescarse y contemplar el perfil de la ciudad de fondo, recomienda Petrus, que sigue visitando a menudo este inmenso parque público, aunque ha cambiado los paseos solitarios por el concurrido Parque de Atracciones. Y también, cuando puede, hace de guía para familiares y amigos que visitan la Comunidad de Madrid: «El Valle del Lozoya me recuerda a mi lugar de veraneo en los Pirineos catalanes», asegura el meteorólogo, que también se escapa a Cenicientos o El Escorial.

from Natural http://ift.tt/2sjpwa5
via IFTTT