Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

14 junio 2017

La descarga glaciar se extiende de forma alarmante fuera de los meses de verano

Científicos españoles han comprobado que la onda de descarga de hielo en glaciares de regiones próximas a ambos polos, se ha extendido de forma alarmante fuera de los meses de verano. En la década anterior, esa parte central de valores máximos de descarga tenía lugar en los meses de julio y agosto. El proyecto GLACKMA (Glaciares, Criokarst y Medio Ambiente) ha comprobado con mediciones continuas y horarias cómo este fenómeno se ha ido ampliando a lo largo de dos décadas de medición, llegando a alcanzar en los tres últimos años (2014 a 2016) los meses de junio a octubre. Sus últimas mediciones incluso parecen indicar que la tendencia pueda seguir ampliándose, pues ahora, en el mes de mayo del 2017, los valores registrados son también más propios del inicio del verano. Las mediciones de descarga glaciar en el hemisferio norte se vienen realizando en glaciares de Svalbard (Noruega), Ártico sueco, norte de los Urales (Rusia), y el casquete Vatnajökull, en Islandia, donde se han tomado hace un mes las últimas mediciones. GLACKMA, cuyo trabajo se remonta a 2001, está codirigido por los científicos españoles Adolfo Eraso (químico y geólogo) de la Universidad Politécnica de Madrid y María del Carmen Domínguez (matemática) de la Universidad de Salamanca. Existe una red de observación de glaciares en ambos hemisferiosEl trabajo realizado por GLACKMA -que emplea la tecnología Graphite VR del fabricante de ordenadores español Mountain- está encaminado a la implementación de determinados glaciares como sensores naturales de la evolución del calentamiento global, utilizándolos como registro continuo para estimar tanto la evolución temporal del cambio climático como su distribución según latitudes en ambos hemisferios. En el hemisferio sur, las mediciones se realizan en tres glaciares, ubicados en la Patagonia chilena, la Patagonia argentina y la Antártida insular. Junto a los glaciares seguidos en el hemisferio norte, se dispone así de una red de observación de glaciares en ambos hemisferios, que permite un control comparativo de la descarga glaciar según la evolución del clima. Como consecuencia del calentamiento global del planeta con el aumento gradual de su temperatura ambiente, la masa de hielo de los grandes casquetes glaciares disminuye por fusión -es lo que se llama descarga líquida glaciar-, y el nivel del mar aumenta. El efecto último del calentamiento global -aumento del nivel del mar- ya se está midiendo. La causa primera del calentamiento global -el aumento de gases de efecto invernadero- ya se está registrando. Para medir la evolución del calentamiento se podrían utilizar cualquiera de las dos variables intermedias del proceso: temperatura ambiente y descarga líquida glaciar, según informa el proyecto. A diferencia de la temperatura, la descarga líquida glaciar es una variable muy estable a la hora de medir la evolución del calentamiento global, con máximos y mínimos muy netos. Por eso GLACKMA la ha seleccionado para medir la evolución del calentamiento global. En los glaciares, la circulación de agua supraglaciar pasa a ser endoglaciar y en ocasiones subglaciar. Justamente esta circulación hídrica en el drenaje glaciar es el objeto de investigación y medición de GLACKMA, con la red de estaciones de medida que tiene ubicadas en las regiones polares de ambos hemisferios.

from Natural http://ift.tt/2snrVzL
via IFTTT