Haz de tu vida la mejor RED SOCIAL! Conversa y comparte diariamente con tus amigos y familiares. Encontremonos después en FACEBOOK, TWITTER o INSTANGRAM

14 junio 2017

Las altas temperaturas pueden adelantar los «saltos» de pollitos de sus nidos

Algunas crías de aves como vencejo, avión y gorrión común puede que, con el previsible aumento de temperaturas, salten del nido antes de estar preparados para volar adecuadamente, advierten desde la organización SEO/BirdLife. Ello se debe a que en los nidos donde crían aumentará también la temperatura de forma exponencial, ya que los realizan en las zonas altas de los edificios, muchos de ellos bajo los tejados y cubiertas y en esas zonas la temperatura es aún más elevada. Si encuentras un pollito en el suelo aparentemente indefenso, ¿qué debes hacer? 1. No lo cojas, a no ser que sepas 100% que está abandonado. 2. Vigílalo desde la distancia para comprobar si se acercan los padres. 3. Si compruebas que supone un peligro el lugar donde está (hay perros o gatos sueltos), súbelo a un árbol cercano. 4. Si no ves a los padres y definitivamente está abandonado llévalo al centro de recuperación más cercano. 5. Nunca le des pan con leche ni le trates de dar de beber, en el centro de recuperación lo tratarán adecuadamente. Consejos para quienes encuentren a un pollito «huérfano»- SEO Excepciones: Es preciso tener en cuenta que la mayoría de los pollitos no son en realidad huérfanos sino volantones: aves que todavía no vuelan bien pero que son ágiles al saltar y que, incluso, se atreven con un pequeño vuelo. Puede que en apariencia precisen la ayuda de un buen samaritano pero requieren justo lo contrario: aunque no se dejen ver, sus padres se están encargando de ellos. Y mientras haya presencia humana junto al pollo, no aparecerán. Además de volantones, existen los pollitos que abandonan el nido mucho antes de poder volar. Es el caso, por ejemplo, de patos o perdices, especies nidífugas. En estos casos, el aspecto del pollo –poco más que una bola de algodón- invita al rescate. Sin embargo, tampoco es recomendable: aunque no viva con sus padres, ellos se encargan de su crianza. La legislación sobre este asunto es clara: está prohibida la recolección de crías y su tenencia, especialmente en el caso de aves rapaces y de aves insectívoras, como las golondrinas. Ante el hallazgo de unas especies de estas características en apuros, lo más aconsejable es contactar con los agentes medioambientales de la comarca o la policía municipal de la ciudad. Los vencejos pasan la mayor parte de su vida en vuelo y no están adaptados a posarse en el suelo, desde donde les cuesta despegar. En este caso, siempre precisarán ayuda. Si no están lesionados bastará con posarlos en la palma de la mano, lo más alta posible, en un sitio abierto. Si el vencejo está capacitado para volar, despegará de inmediato. Nunca hay que lanzarlo o impulsarlo. En el caso de las crías de vencejo, es preciso recurrir de nuevo a un centro de recuperación.

from Natural http://ift.tt/2snIYBZ
via IFTTT